Indagando
Just another WordPress.com weblog

May
31

A nosa idea era sinxela. Queríamos saber se era posible facer unha película, unha boa película, buscando no fondo do peto. E para conseguilo tiñamos que coñecer cales eran os medios dos que dispoñíamos. Partimos da base de que no inmenso mundo do cine  había boas cintas que se realizaran con moi pouco diñeiro, tanto a nivel nacional como internacional. O denominado cine de baixo presuposto. Ese foi dende o primeiro momento o noso obxectivo. Nomes como El proyecto de la Bruja de Blair ou La fiesta chegaron aos nosos oídos. Como sabiamos que estas ideas non xurdiran nin de Spielberg nin de James Cameron non puidemos evitar preguntarnos como acadaran o éxito das grandes pantallas. Descubrimos que detrás das estrelas de Hollywood existe todo un universo con argot propio: clase B, cine de clasificación Z, películas ninjas da IFD Films & Arts, etc. 

claqueta-def.gifO primeiro que tiñamos que facer era recoller información que nos puxera un pouco ao tanto. Era preciso un manual. E como xa se sabe, hoxe en día hai libros con todo tipo de temas así que as películas de baixo presuposto tamén gozan dun estante nas librarías. O título xa o di todo: Películas de bajo presupuesto. Escrito por John Randall, desvela todo o necesario para facer un especie de La fiesta. Ademais inclúe, de xeito pormenorizado, que medios fan falla para levar a cabo a produción dun filme. O libro comeza cun exemplo para crear unha película de noventa minutos con tan só 300.000 dólares (hai que ter en conta que a dita obra está editada no ano 1991). Para facernos unha idea ollamos cal sería o prezo doutras películas non enmarcadas nesta categoría. Como exemplo de filme español collemos El otro lado de la cama, que se realizou cun presuposto de tres millóns de euros.  Para seguir coa ilustración, pero esta vez co cinema made in Hollywood, foi elixida a comedia romántica El novio de mi madre. Descubrimos que os seus productores puxeran sobre a mesa a interesante cifra de 24 millóns de dólares. 

camara1.jpgLogo, continuando coa lectura, ollamos datos sobre financiación, contratos, papeleos, permisos, equipamiento, alquileres, seguros, escritura del guión, matices de dirección, iluminación, cámara, actores, axentes, montaxe, banda sonora e efectos, copias, distribución, publicidade, festivales…

 

 

Ademais Jonh Randall deunos uns consellos moi prácticaos para o día no que decidamos montar o noso propio filme de baixo coste:

-Rodar sempre en 25 mm.

-Empregar una cámara-grúa, en caso de que poidamos permitírnolo

-Evitar a música enlatada na medida do posible.

-Recordar en todo momento que a banda de efectos sonoros é o segredo de moitas películas de baixo presuposto.

-Evitar pedirlle favores aos amigos e contratar a profesionais sempre que esté nas nosas mans.

cine1.jpg 

Pero, para aos que non lle gusta ler e prefiren enterarse das cousas vía audiovisual, existen outras maneiras de documentarse. Un exemplo disto é o Festival Alcine de Alcalá de Henares. Este evento, que xa ten 35 anos, que se sitúa como pioneiro na defensa do cinema español e das curtametraxes, inclúe recentemente unhas xornadas denominadas “Presupuesto Cero: Jornadas sobre cine de bajo coste.” O seu coordinador, Pedro Toro explica que “o cine é unha arte como a pintura, a música, o cómic ou a literatura e é algo coñecido e aceptado por todos. Ademais sempre se tende a ver como unha das artes máis caras. O obxectivo destas xornadas é demostrar que, a pesar de todo, non son necesarios presupostos millonarios para realizar unha película e que a imaxinación e as gañas de contar unha historia son os mellores recursos cos que pode contar un cineasta”. Este ano, en novembro, Alcalá de Henares volverá a ser escenario de conferencias e proxeccións que axuden ás novas xeracións de directores e productores a facer unha boa cinta con medios mínimos. Tratarán temas como o cinema dixital, as solucións para facer fronte as trabas da distribución deste tipo de productos, Internet como novo soporte, tipos de subvención e incluso a historia dos grandes modelos audiovisuais de baixo presuposto como as películas de Serie Z. Todos estes contidos tamén nos servirán, no noso camiño cara a creación dunha humilde película, para aprender un pouco máis deste mundo do “presuposto cero”.

 palomitas.jpgUnha vez aclarados os asuntos técnico-prácticos decidimos trazar un eixo cronolóxico e viaxar ata os inicios do denominado cine B. Era imprescindible contemplar o pasado e aprender dos grandes mestres coma Jesús Franco, Orson Wells, Manoel de Oliveira ou Abbas Kiarostam, ou incluso das novas promesas. Pero, sobre todo, o importante, non acabar sendo un Ed Wood contemporáneo. 

Chegados ata este punto só nos faltaba a peza clave: ver películas de clase B. Para os máis patrioticos ábrese un atractivo panorama nacional e os que non o sexan tanto poderán adentrarse no mercado internacional.

Xa case estabamos no final do proceso, agora só nos faltaba dar saída a todo ese traballo:

 ollo.jpgMedios técnicos, recursos humanos, un golpe de luz na mente (unha boa idea é a base dun gran guión), unha rodaxe con máis ou menos incidentes e un número indefinido de tardes diante dun ordenador editando imaxes. Camiño a seguir para acabar tendo nas nosas mans unha cinta de vídeo coa película dos nosos soños.

Se entre a nosa familia e amigos, eses que sufrirán o visionado unha e outra vez, non hai ningún cazatalentos, as nosas posibilidades veranse sensiblemente reducidas. Polo tanto Internet, a gran rede de redes, convértese na nosa salvadora. Crear webs sobre as películas, colgalas na rede, vendelas a través de páxinas de cine etc., é a alternativa que os creadores de baratometraxes escollen para fuxir da indiferencia das grandes productoras. Incluso certames na rede, do tipo Notodofilmfest.com , sirven para dar a coñecer estas obras a públicos que van máis alá das grandes carteleiras. Tamén a exhibición en festivais, habitualmente máis receptivos ao cine independente. A web de Guatefilms, empresa guatemalteca creada a finais do ano 2005 coa intención de producir unha longametraxe coa máxima calidade e o menor presuposto posible, proporcionounos unha lista dos festivais que nos poderían interesar. E se todo isto falla, sempre nos quedará a versión aínda máis caseira: o móbil. O Movil Film Fest  é un certame de cine feito con móbiles. Material e recursos técnicos máis sinxelos imposible. Se podemos plasmar a nosa idea en tan só un minuto e medio de vídeo, este concurso pode ser a nosa plataforma. É de aí ao dixital. E do dixital aos 35 mm. E do Movil Film Fest a Cannes. En definitiva, aínda non sabemos con toda certeza se poderemos ou non facer unha película con presuposto cero. Pero si sabemos que o máis importante é non poñerse barreiras.              

May
11

Uno de los problemas más graves que afecta a la sociedad desde hace algunos años es el consumo de alcohol entre los más jóvenes. Cada fin de semana son miles los chicos y chicas que concentran su diversión en ingerir litros y litros de alcohol. No se trata solo de un problema social sino que, a medida que la ciencia avanza, se van descubriendo las graves consecuencias que este nuevo patrón de consumo causa sobre el cerebro. La comunidad científica ha acuñado el término BD (Binge Drinking) para designar el consumo de cantidades importantes de alcohol en un corto espacio de tiempo, habitualmente el fin de semana, que suele llevar a la embriaguez.

Investigadores de Sicología y Medicina de la USC están llevando a cabo un seguimiento en adolescentes universitarios de 18 años que se ajustan a este patrón de consumo para observar los cambios que en su cerebro pueda producir el alcohol. Este estudio tiene sus precedentes en el elaborado por investigadoras como Susan Tapert y Sandra Brown, siempre sobre hipótesis, pues mayoritariamente los sujetos de experimentación hasta el momento han sido ratas de laboratorio.

Cuestión de edad Aun así se han encontrado diferencias en las repercusiones que el consumo intensivo de alcohol tiene sobre los cerebros adultos y sobre los adolescentes. En términos de maduración cerebral la adolescencia ocupa la segunda década de la vida del ser humano. Es en este espacio temporal cuando se producen cambios tanto regresivos (pérdida de sinapsis superfluas) como progresivos (consolidación de las conexiones neuronales). Pero donde se dan las transformaciones más importantes es en el córtex prefrontal y el hipocampo, áreas responsables de la memoria declarativa y el aprendizaje espacial, y en la zona de proyección dopaminérgica, que controla los efectos de las drogas, entre ellas el alcohol, en cada persona. También se conforman los sistemas de neurotrasmisión que manejan el establecimiento de conductas adictivas y el control del comportamiento. Los fenómenos observados en ratas adolescentes determinan una cierta insensibilidad a los efectos sedativos y de descoordinación locomotora, que sí afectan a un cerebro adulto. Sin embargo son más sensibles a los efectos neurotóxicos. De esta forma, los múltiples episodios de ingesta intensa y abstinencia etílica tienen un efecto inhibidor de la producción de neuronas y de células progenitoras neurales, que contribuyen a contrarrestar algunas de las alteraciones producidas por el alcohol en adultos. Además los adolescentes ven reducida su respuesta en tareas de memoria, visuales y espaciales, tales como son leer un mapa o montar una estantería. Todo ello ligado a un diez por ciento de reducción de volumen del hipocampo que se ha observado en los escasos estudios en humanos realizados. A pesar de esto, la ecuación no es “a más años de consumo, más consecuencias negativas en el cerebro”, sino “a más episodios de consumo intensivo, mayor daño cerebral”. De ahí que el principal problema sea ese nuevo patrón que los científicos llaman BD.

Hipótesis y variables

Por el momento todo son hipótesis y todavía quedan muchas variables dependientes por resolver. La vulnerabilidad genética es una de ellas. Los resultados obtenidos indican que aquellos adolescentes con antecedentes familiares de alcoholismo tienen entre tres y cinco veces más riesgo de desarrollar esta adicción. Sin embargo los factores genéticos se solapan fácilmente con los rasgos del patrón de consumo BD, con lo que no se ha logrado pasar de indicios. Donde sí se ha llegado a una conclusión en firme es la vulnerabilidad ligada al sexo, demostrándose que el daño cerebral es mayor y progresa más rápidamente en mujeres que en hombres.

Ahora bien, el criterio cualitativo a seguir por estas investigaciones, según indica el coordinador del proyecto de la USC, Fernando Cadaveira Mahía, debe ser el número de veces que se llega a la embriaguez. Se confirma así que lo importante no es el número de copas sino la resistencia de cada individuo frente al alcohol. Resistencia variable que conlleva diferentes comportamientos: desde la más inocente alegría hasta prácticas sexuales de riesgo, pérdida del sentido del peligro al volante…

 Pese a que un veinticinco por ciento de los adolescentes de entre 14 y 18 años se reconoce en estas conductas, el alcohol sigue siendo considerado una droga “blanda”, y no se percibe el riesgo que supone su consumo intensivo. De la misma forma, un padre jamás dará a su hijo una pastilla de éxtasis, aunque probablemente le ofrezca brindar con champán en las celebraciones familiares. Así las cosas, combatir el patrón de consumo BD, se convierte en un proceso de resocialización que nuestra época pide a gritos.

Artículos relacionados:

La cara social de la moneda

Para más información:

– Opinión:  Alcohol, adolescentes y libertad de decidir, Andreu Segura.

-Reportaje: El alcohol daña el cerebro adolescente

May
11

Uno de los problemas más graves que afecta a la sociedad desde hace algunos años es el consumo de alcohol entre los más jóvenes. Cada fin de semana son miles los chicos y chicas que concentran su diversión en ingerir litros y litros de alcohol. No se trata solo de un problema social sino que, a medida que la ciencia avanza, se van descubriendo las graves consecuencias que este nuevo patrón de consumo causa sobre el cerebro. La comunidad científica ha acuñado el término BD (Binge Drinking) para designar el consumo de cantidades importantes de alcohol en un corto espacio de tiempo, habitualmente el fin de semana, que suele llevar a la embriaguez.

Investigadores de Sicología y Medicina de la USC están llevando a cabo un seguimiento en adolescentes universitarios de 18 años que se ajustan a este patrón de consumo para observar los cambios que en su cerebro pueda producir el alcohol. Este estudio tiene sus precedentes en el elaborado por investigadoras como Susan Tapert y Sandra Brown, siempre sobre hipótesis, pues mayoritariamente los sujetos de experimentación hasta el momento han sido ratas de laboratorio.

Cuestión de edad Aun así se han encontrado diferencias en las repercusiones que el consumo intensivo de alcohol tiene sobre los cerebros adultos y sobre los adolescentes. En términos de maduración cerebral la adolescencia ocupa la segunda década de la vida del ser humano. Es en este espacio temporal cuando se producen cambios tanto regresivos (pérdida de sinapsis superfluas) como progresivos (consolidación de las conexiones neuronales). Pero donde se dan las transformaciones más importantes es en el córtex prefrontal y el hipocampo, áreas responsables de la memoria declarativa y el aprendizaje espacial, y en la zona de proyección dopaminérgica, que controla los efectos de las drogas, entre ellas el alcohol, en cada persona. También se conforman los sistemas de neurotrasmisión que manejan el establecimiento de conductas adictivas y el control del comportamiento. Los fenómenos observados en ratas adolescentes determinan una cierta insensibilidad a los efectos sedativos y de descoordinación locomotora, que sí afectan a un cerebro adulto. Sin embargo son más sensibles a los efectos neurotóxicos. De esta forma, los múltiples episodios de ingesta intensa y abstinencia etílica tienen un efecto inhibidor de la producción de neuronas y de células progenitoras neurales, que contribuyen a contrarrestar algunas de las alteraciones producidas por el alcohol en adultos. Además los adolescentes ven reducida su respuesta en tareas de memoria, visuales y espaciales, tales como son leer un mapa o montar una estantería. Todo ello ligado a un diez por ciento de reducción de volumen del hipocampo que se ha observado en los escasos estudios en humanos realizados. A pesar de esto, la ecuación no es “a más años de consumo, más consecuencias negativas en el cerebro”, sino “a más episodios de consumo intensivo, mayor daño cerebral”. De ahí que el principal problema sea ese nuevo patrón que los científicos llaman BD.

Hipótesis y variables

Por el momento todo son hipótesis y todavía quedan muchas variables dependientes por resolver. La vulnerabilidad genética es una de ellas. Los resultados obtenidos indican que aquellos adolescentes con antecedentes familiares de alcoholismo tienen entre tres y cinco veces más riesgo de desarrollar esta adicción. Sin embargo los factores genéticos se solapan fácilmente con los rasgos del patrón de consumo BD, con lo que no se ha logrado pasar de indicios. Donde sí se ha llegado a una conclusión en firme es la vulnerabilidad ligada al sexo, demostrándose que el daño cerebral es mayor y progresa más rápidamente en mujeres que en hombres.

Ahora bien, el criterio cualitativo a seguir por estas investigaciones, según indica el coordinador del proyecto de la USC, Fernando Cadaveira Mahía, debe ser el número de veces que se llega a la embriaguez. Se confirma así que lo importante no es el número de copas sino la resistencia de cada individuo frente al alcohol. Resistencia variable que conlleva diferentes comportamientos: desde la más inocente alegría hasta prácticas sexuales de riesgo, pérdida del sentido del peligro al volante…

 Pese a que un veinticinco por ciento de los adolescentes de entre 14 y 18 años se reconoce en estas conductas, el alcohol sigue siendo considerado una droga “blanda”, y no se percibe el riesgo que supone su consumo intensivo. De la misma forma, un padre jamás dará a su hijo una pastilla de éxtasis, aunque probablemente le ofrezca brindar con champán en las celebraciones familiares. Así las cosas, combatir el patrón de consumo BD, se convierte en un proceso de resocialización que nuestra época pide a gritos.

Artículos relacionados:

La cara social de la moneda

Para más información:

– Opinión:  Alcohol, adolescentes y libertad de decidir, Andreu Segura.

-Reportaje: El alcohol daña el cerebro adolescente